Internet ha abierto una nueva etapa donde las relaciones entre los trabajadores y las empresas han cambiado completamente. Y hoy, con la crisis del Covid-19, la tendencia a trabajar desde casa por internet está creciendo.

Trabajar desde casa…o en cualquier parte del mundo

La palabra clave “trabajar desde casa” tiene solo en España más de 41.000 búsquedas mensuales. La cuestión de fondo que esta situación plantea es que las personas necesitan más libertad para conciliar mejor su vida profesional y familiar. Es decir, contar con más tiempo para realizar todas esas actividades que de verdad les procuran felicidad. Cada vez más gente se pregunta: ¿Por qué disfrutar solo 30 días al año? Y no solo eso, sino que además trabajar por internet puede llegar a generar más ingresos que los de un trabajo corriente.

Modelos para trabajar desde casa

Las empresas necesitan ahora gente independiente que ofrezcan buenos resultados. El cómo decida el trabajador organizarse depende de sí mismo, aunque existen varios modelos:

1- El freelancer, que es lo que en España venimos denominado tradicionalmente como autónomo y suele estar muy enfocado a las profesiones liberales. Los freelancers suelen dedicarse a vender sus servicios (su tiempo), aunque ahora también tienen la opción de vender sus conocimientos en forma de curso online o de ebook. Actualmente existe una especie de máxima en el mercado laboral que reza: “Cualquier conocimiento útil que poseas, puede hacerte trabajar como freelancer

2- Empresarios y emprendedores. Este perfil va un paso más allá y en lugar de centrarse tanto en los servicios, basa más su negocio en la creación de infoproductos. Hay que tener en cuenta que los productos digitales no aumentan los costes por la distribución de más unidades. Por eso se dice que son ingresos “pasivos”, que te permiten escalar tu negocio. No necesitas invertir más horas para generar más ingresos, pues creada la primera unidad ya todo el trabajo está hecho.

3- Trabajadores por cuenta ajena en remoto. Estas personas suelen trabajar para una empresa o para terceros y la empresa no les obliga a que estén presencialmente en la oficina. Ahora no importa tu localización. Solo sabes que tienes que cumplir tus tareas en tiempo y forma.

Poco a poco se está instaurando la política de trabajar por resultados y objetivos, un sistema más acorde con la realidad actual, mucho más motivador y productivo por cierto. Esta nueva tendencia a disfrutar de las ventajas de trabajar en remoto ya es imparable. Pero trabajar desde casa obliga a enfrentarse a ciertos retos; por ejemplo, combatir las distracciones, crearse una rutina o mantener un horario. Recuerda que en este entorno ya no se trabaja por tiempo, por horario, sino por productividad. Entonces, hay que esforzarse en mejorar la productividad, generando el mayor trabajo posible con el mínimo esfuerzo.

Ahorro de tiempo al trabajar desde casa

¿Cómo puedes ahorrar tiempo en tu gestión cuando trabajas desde casa?:

  • Eliminando todas las reuniones que veas improductivas.
  • Resolviendo las discusiones por email o teléfono, con este último medio, lograras que se note menos la falta de tu presencia física.
  • Siendo previsor y aprovechando una llamada a la oficina para preguntar por todas las cuestiones que necesites. Si llamas mil veces a la oficina, tus jefes y compañeros empezaran a sentir que eres un incordio.
  • Cuanto más autónomo seas y menos supervisión necesites, mejor.
  • Demostrando el beneficio que generas a tu empresa. Haz una lista cada día de las cosas en las que has estado trabajado, para que tengan claro lo productivo que eres.
  • Poniéndote en la piel de tu jefe y teniendo inteligencia emocional. Prevé las preguntas que puede hacerte y dale las respuestas con anterioridad, estate siempre preparado.

Examinar las necesidades reales de tu empresa y buscar soluciones te traerá un gran progreso al trabajar desde casa. Todo ese trabajo no pasará desapercibido para tu empresa, que verá que eres una persona con recursos interesantes y que aportas un extra frente a los demás. Eso te hará ganar puntos y tener más opciones en futuras negociaciones.