Iniciamos esta serie de artículos  sobre las transformaciones que van a afectar a los autónomos  en la época post-coronavirus y  cómo puedes  como  autónomo digital mejorar tus posibilidades  de competir en un entorno cambiante.

El post-coronavirus está trayendo grandes transformaciones en todos los sectores productivos, pero hay que tener en cuenta que solo una pequeña parte de estos cambios son resultado de la pandemia. La Unión Europa ha aprovechado esta crisis, y el poder que ostenta para conceder los fondos necesarios para la recuperación y acelerar la reforma de grandes sectores económicos. Es decir, imponer, a través del llamado “Green Deal”, los Objetivos del Milenio, entre otras muchas políticas financieras a nivel mundial. Son profundos cambios que modificaran e impactaran fuertemente en el entorno del trabajo tal y como lo conocemos. Se apuesta definitivamente por el coche eléctrico, la energía solar y eólica, el mantenimiento del medio ambiente, la agricultura ecológica, la robotización en los procesos de fabricación, la inteligencia artificial para el análisis de datos, la formación online, el marketing y la comunicación digital, el eCommerce y, lo que quizás más puede afectar a muchísimas personas, el teletrabajo.

En este entorno, ¿cómo te puede ayudar convertirte en un autónomo digital?

La reflexión te lleva a ser un autónomo digital

Los trabajadores autónomos tenemos muchas cosas que pensar antes de ponernos definitivamente en marcha. Lo primero sobre lo que hay que reflexionar es sobre cómo se encuadra el sector al que te dedicas dentro de estas nuevas directrices de la Unión Europea. ¿Estás en un sector puntero, en un sector que todavía tiene un largo recorrido, o en uno de esos sectores que están llamados a desaparecer?

Esta reflexión es muy importante, porque si te dedicas a un sector que está abocado a morir, quizás esta crisis sea el mejor momento para reciclarte inmediatamente. Incluso, ¿por qué no?, estudiar online alguno de esos cursos rápidos que te permiten cambiar de sector en poco tiempo. Es verdad que todos los procesos de fabricación van a ser robotizados y que la inteligencia artificial sustituirá muchos puestos de trabajo; pero hay cosas que no van a cambiar, como todos aquellos servicios en los que intervienen las relaciones humanas, y que tienen un alto grado presencial. Este será el caso de las peluquerías, los centros de estética, los terapeutas, los psicólogos, los nutricionistas, los coach…Estas profesiones siempre van a trabajar con personas, aunque en alguna de ellas el contacto con el cliente será más virtual y no requerirá tanta presencia física.

Cómo convertirte en un autónomo digital

Entonces, si después de avanzar en este primer punto trascendental has llegado a la conclusión de que tu tarea tiene un largo recorrido, ahora es necesario que como autónomo o free lance inicies tu propio proceso de digitalización. ¿Cómo realizas el proceso en el trabajo que haces? ¿Cómo podrías ser más eficiente y dar un mejor servicio? ¿Cómo te das a conocer? ¿Cómo te comunicas con tus clientes? Ha llegado el momento de aprender a transformar tu pequeño negocio en digital para estar a la altura de los tiempos. Lo cual, desde luego, te obligará a investigar y a estudiar un poco, pero al final te darás cuenta que mejoran tus beneficios y que el esfuerzo ha merecido la pena.

Empecemos con algunas ideas sobre cómo hacerlo. Lo primero y más importante es digitalizar la administración de tus cuentas. Por ejemplo, eres fontanero o diseñador gráfico y lo imprescindible que necesitas saber es cuál es tu facturación exacta. Por muy pequeña que sea, es la base sobre la que luego tienes que investigar para descubrir de qué forma vas a lograr que aumente. Lo esencial es tener los números claros: qué ganas, cuanto debes reservar para pagar impuestos, cuanto le debes a tus proveedores, etc. En este proceso ya tienes que empezar a convertirte en un autónomo digital. No se trata de que luego sea el gestor el que te lleve las cuentas, sino de que tú empieces a utilizar la lógica de los datos para luego aprender a analizarlos y sacar rendimiento de esa información.

En el siguiente artículo hablaremos de las herramientas necesarias para analizar digitalmente los datos, desde desarrollar una estrategia, hasta tener un buen programa de facturación  pasando por adquirir la disciplina del análisis.