Como decíamos en el post anterior, hace ya bastante tiempo que estamos asistiendo a una verdadera revolución en el uso de las nuevas tecnologías. Ahora es difícil no ver por la calle a una persona sin su smartphone, su tablet o su pulsera digital. Y en nuestros hogares ya es habitual la fibra óptica o los aparatos domésticos conectados a internet. Pero, ¿Qué sucede en nuestro trabajo?

Los autónomos también tenemos que empezar a trabajar en clave digital para que la propia dinámica no nos expulse del mercado. Si nuestros clientes son empresas, deberemos hablar con ellos en su mismo lenguaje digital; y si son clientes de la calle, solo podremos acceder a ellos a través de las herramientas de marketing y comunicación digital. Así que, lo mires por donde lo mires, hay que ir acostumbrándose. Hoy nos centramos en el análisis de los datos.

El análisis de los datos y la estrategia digital

Las empresas se han ido incorporando poco a poco al mundo digital. Empezaron con el uso de internet, la digitalización de las comunicaciones (web, correos electrónicos, calendarios compartidos, etc.) y la gestión integrada de sus procesos más habituales, como son los administrativos y financieros. Este es, por así decirlo, el primer nivel de digitalización. La triste realidad es que algunas pequeñas empresas en nuestro país todavía no han alcanzado ni siquiera un aprobado en este primer grado de digitalización. Aún hay quién maneja su contabilidad desde un Excel y entrega después sus facturas a un gestor, dejando en manos de un tercero el resultado final de sus finanzas.

El análisis de datos numéricos, micro-data,  es imprescindible para hacer avanzar un negocio. Es decir, el análisis de los datos: cuánto facturó cada cliente, qué clientes me pagan mejor, qué productos o servicios dan más beneficios, en qué zonas hay más interés por lo que vendo,…). Y no se llega a realizar nunca. Desbordados como están, por la actividad cotidiana, la búsqueda de clientes y el cierre de las ventas, se demora hasta el infinito. Y es que no hace falta recordar que el crear una estrategia es la parte más importante de todo emprendimiento empresarial; aunque por desgracia, es lo último para lo que todo el mundo tiene tiempo.

El autónomo  digital

También para el autónomo existe la necesidad esencial de controlar sus finanzas, aprendiendo a crear una buena estrategia digital basada en el análisis los micro-datos de su actividad.

Pero… ¿Cómo se hace?

Lo primero y más importante es digitalizar la administración de la contabilidad. Por ejemplo, da igual si eres fontanero o diseñador gráfico, lo imprescindible es saber a diario, cada semana o cada mes, cuál es tu facturación exacta.  Este análisis de  los datos, por muy pequeño que sea, es la base de trabajo sobre la que investigar y descubrir cómo conseguir que tus beneficios aumenten. Imprescindible tener los números claros: cuánto ganas, cuánto debes reservar para pagar impuestos, cuánto debes a tus proveedores, cuánto te cuesta dar un servicio, qué servicios son los más rentables,… En este proceso ya hay que empezar a ser digital, no se trata de que luego el gestor te haga las cuentas, sino de que empieces a acostumbrarte desde el principio a utilizar la lógica de los datos, para después aprender a analizarlos y más tarde a sacarles rendimiento económico.

En esta primera fase de digitalización puede ayudarte contar con un programa de facturación digital y ponerte manos a la obra. Puedes por ejemplo usar, Gextor Next , que posee muchísimas funcionalidades, permite analizar los datos y almacena toda la información en nube dando acceso desde cualquier conexión a internet. Más tarde, cuando te acostumbres a analizar los datos numéricos para tomar decisiones, vas a ver que te surgen un montón de nuevas ideas sobre por dónde debe continuar tu emprendimiento. Esta más que demostrado que funciona.

Si has puesto toda tu energía en un emprendimiento, es de sentido común hacer un esfuerzo para ver qué ocurre, cómo se genera el dinero. Es decir, aunque no te salga de manera natural, ya que no amas el proceso del análisis  de datos; lo que sí amarás será el resultado, el incremento de beneficio que el análisis de datos puede procurarte.

Supongamos que has puesto un restaurante para ganar dinero. Algo muy lícito. Sin embargo, sólo te fijas en si a fin de mes ganas más dinero. También podrías fijarte, por ejemplo, en si los clientes vuelven o no.

Para ver qué pasa y realizar el análisis de datos fácilmente, hay que usar sistemas de gestión y también dedicar una parte importante de tu tiempo a crear una estrategia digital. La estrategia comprende no solo leer los datos que ya tienes, sino también imaginar cómo lograrás conseguir nueva información, más datos que te ayuden a tener una imagen, lo más realista posible, de cómo funciona tu servicio o tu negocio.

En nuestra siguiente publicación hablaremos de la web, y de cómo puedes aprovechar los beneficios de la comercialización online para impulsar tu negocio.